Ir a Inicio

 

                                       
Candelaria

 
AddThis Social Bookmark Button
Artesanía y Centro Alfarero de Candelaria

Artesanía

artesanaLa artesanía es la habilidad de producir objetos mediante procesos en los que prácticamente no intervienen las máquinas. Estos elementos se caracterizan por ser bellos, pero sobre todo por satisfacer las necesidades de la cultura en la que se producen.

La artesanía canaria es producto de la fusión entre la cultura aborigen y la de otros pueblos que se han ido sumando con el tiempo. En la actualidad, cuenta con un amplio repertorio de oficios que abarca desde los tradicioneles (probablemente heredados de la cultura aborigen como la alfarería, el curtido de pieles y la cestería), hasta los introducidos por los europeos tras la conquista (como el de herrero y vidriero). A estos se han sumado recientemente otros más modernos como los confeccionistas de traje de carnaval o los forjadores.

El municipio de Candelaria ha destacado tradicionalmente por la producción de alfarería tradicional, el hilado y la tejeduría. A finales del siglo XX, con la llegada de habitantes de otras latitudes, se han ido sumando nuevos oficios, lo que ha propiciado que en la actualidad existan más de treinta artesanos censados, que se dedican a oficios como el de muñequero, productor de instrumentos, alfarero, joyero, tejedor, cestero, confeccionista de trajes, ceramistas, pureros, plateros., etc.

La Alfarería Popular de Candelaria



Al igual que en otros pueblos de Canarias, en Candelaria ha pervivido una forma  ancestral de hacer cerámica, a mano, sin el empleo de torno.
"En Candelaria hay fábricas de barros muy estimados, donde se fabrican bernegales, tinajas, jarros, imitando a mano cuantas figuras les piden, las que bruñéndolas con almagria y aceite les sacan un admirable lustre. Se exportan para tierras de fuera; (América) y son muy apreciadas en España."
D. Joaquín Ibáñez , marqués de la Cañada, comandante general de las Islas Canarias en 1780.


Esta labor se ha transmitido desde antaño de madres a hijas, aprendían desde niñas y guardaban celosamente los conocimientos adquiridos, legándolos exclusivamente a sus hijas como una herencia forzosa. La última continuadora de esta tradición en el municipio fue Inocencia Cándida Tejera Sosa, conocida cariñosamente como Candita.

Estas artesanas repetían diariamente, una y otra vez, el mismo proceso, sin pausa, para sacar adelante una cuantiosa producción que les asegurara a ellas y a su familia el sustento diario.

El proceso actual de elaboración de las vasijas es el mismo que se ha empleado tradicionalmente en el municipio de Candelaria.


Preparación de la masa.

El primer paso consiste en la selección y la recogida de las principales materias primas, barro, arena y almagre. Esta tarea se efectúa preferiblemente en los meses de verano, cuando las tierras están secas y son más fáciles de cavar.

Una vez en el taller se tienden y se dejan deshidratar al sol durante varios días para triturarlas con un palo o una piedra hasta hacerlas polvo.

Posteriormente se ciernen y se mezclan las tierras en polvo en diferentes cantidades en función de la vasija a realizar. Más tarde, se liga con agua hasta obtener una masa uniforme. A continuación se amasa la mezcla obtenida con arena de cueva.

Terminado este proceso, el barro esta listo para trabajar; a pesar de ello, las viejas alfareras preferían conservarlo varios días envuelto en paños húmedos para que la masa fuera más maleable.


Levantado de la vasija

Tradicionalmente las vasijas se han elaborado en un entorno sencillo, en el suelo, sobre una laja o una tabla. Las herramientas más importantes para el trabajo son las manos del alfarero, aunque para facilitar su labor los artesanos se han ayudado de diferentes herramientas sencillas, encontradas en su entorno: una cuchara, un trozo de caña, un arco de barril de vino o piedras de la mar -callaos-.

Para comenzar, se coge un trozo de barro con el que se elabora un cilindro con las palmas de la mano. Este cilindro se coloca en la superficie de trabajo, sobre la cual se ha extendido anteriormente una capa de arena para que la masa no se pegue. Golpeándola con el puño de la mano derecha y estirando la masa con el dedo índice de la misma mano se obtiene el fondo de la vasija.

Para aumentarla en altura se cogen trozos de barro y se elaboran cordones, actualmente llamados churros. Estos cordones se superponen a la base y se estiran, de forma que la vasija va creciendo en altura. Una vez se ha llegado a la altura deseada se remata el borde haciendo una pinza con los dedos meñique e índice; si la forma del mismo es complicada los alfareros se ayudarán de un trozo de paño. Una vez levantada la pieza se suele dejar orear unas horas, antes de proceder a la colocación de las asas. Para ello, se toma una porción de barro, se forma el asa y se pega en la pieza; posteriormente se repasa con los dedos para mejorar la forma.


Acabado

La vasija se deja secar durante un día, momento en el que se comienzan las labores de acabado: raspado, alisado, pintado. La primera tarea consiste en adelgazar las paredes de la vasija por medio de una caña, un arco o una cuchara. El alisado, que se realiza inmediatamente después, consiste en la regularización de la superficie de la vasija por medio de callaos de mar de diferentes cualidades. Algunas vasijas se colorean con almagre y a continuación se pulen o bruñen con un callao de mar muy liso.


Secado y Guisado

Para conseguir un secado adecuado la vasija debe mantenerse en lugar protegido de variaciones bruscas de temperatura. Es importante que las piezas no se expongan a factores agresivos como corrientes de aire, sol, ni gran humedad.

Al cabo de unas semanas se puede observar como las piezas van adquiriendo un tono más claro; esto indica que han perdido su humedad y que están listas para meter en el horno. Los viejos alfareros se aseguraban de que las vasijas estuvieran totalmente secas, por ello, antes de guisarlas las colocaban al sol.

Para guisar las vasijas, lo común es calentar previamente el horno con una calda de leña. Igualmente las vasijas permanecen calentándose al sol en el exterior del horno. Una vez consumida la primera calda de leña, se colocan las vasijas en el interior del horno y se dejan durante una media hora para que absorban el calor del interior del horno.

El alfarero experimentado aprecia una leve variación de color que indica que las piezas han perdido humedad. Entonces procede a introducir leña; cada vez que se consume la carga se añade una nueva, y así sucesivamente hasta que se advierte que las vasijas están de color rojizo momento en el que se deja de añadir leña y se tapa la boca del horno y la chimenea.


Descarga el Glosario


Centro Alfarero de Candelaria "Casa Las Miquelas"

Cento Alfarero interiorCentro Alfarero interior 2


Descarga las Guías del Centro Alfarero en Español, Inglés, Alemán y Francés

El trabajo de la alfarería tradicional puede conocerse en el Centro Alfarero Candelaria.
El Centro Alfarero está ubicado en Santa Ana, casco histórico de la Villa y en otro tiempo uno de los núcleos de producción alfarera más importantes del municipio.
El centro tiene como objetivo la salvaguarda y difusión de la alfarería tradicional de Candelaria. Esta compuesto por tres salas:

  • En la primera, a través de una proyección de imágenes se da a conocer la historia de este oficio en el municipio de Candelaria.
  • En la segunda sala, se exhiben vasijas antiguas representativas de la producción de Candelaria, clasificadas en función de los usos a los que fueron destinadas.
  • El taller de producción, se encuentra en la tercera sala, en el que puede contemplarse en vivo el proceso de confección de estas vasijas.


Además, el centro cuenta con un punto de venta donde pueden adquirirse las piezas que en el taller se elaboran; así como un aula de formación donde se imparten cursos de artesanía.



Descarga el Catálogo de Alfarería


Cerámica Creativa
artesanía

Inspirada en elementos de la Cultura Canaria, la cerámica creativa supone otro de los atractivos del Centro Alfarero de Candelaria.Los motivos empleados para decorar estas piezas de cerámica creativa, minuciosamente elaboradas de forma artesanal, han sido extraídos de la decoración de la cerámica aborigen y tradicional de las Islas Canarias, así como de grabados rupestres, estratos volcánicos y de la fauna endémica del municipio de Candelaria. La técnica utilizada para su elaboración se denomina bajo cubierta, la cual consiste en pintar a mano cada motivo decorativo con óxidos colorantes y recubrirlos con una fina capa de esmalte. El proceso finaliza con la cocción de las piezas.




Descarga el Catálogo de Cerámica Creativa, Inspiración Canaria.


Descarga el Catálogo de Cerámica Creativa, Colores Lisos.

Localización: centro alfarero
Nos encontrarás muy cerca de la Basílica en el casco antiguo de Santa Ana en la Calle Isla de La Gomera, nº 7
Horario:

Abierto de martes a sábado en horario ininterrumpido de 9:00 a 17:00 horas.

Domingos y lunes cerrados.

            • ENTRADA GRATUITA.

Más Información en el 922.50.52.16 o en el Email: lasmiquelas@candelaria.es

logo FacebookSíguenos en Facebook



artesania




+ Info: 922505014- Concejalía de Desarrollo Rural y Pesquero, Medioambiente y Parques y Jardines.




galería fotografica



 
BannerSede electrónica
BannerPortal de transparencia
BannerPerfil del Contratante
BannerEmpleo Público
BannerParticipación Pública
BannerEdusi

aGenda

 
Septiembre 2017
 
L M X J V S D
28 29 30 31 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 1
BannerTelefonos y Contacto
BannerFacturación E
BannerDescarga de Solicitudes
BannerProcure
Ayuntamiento de Candelaria. Avda. Constitución 7. Tel: 922 500 800   |  Legal  |   Privacidad   |   feed-image RSS